La vida es más dulce con Cerezas

Refrescantes, dulces y jugosas, las cerezas son por excelencia la fruta del verano. Tienen un gran poder antioxidante y unos nutrientes que aportan muchísimos beneficios a nuestra salud.

Hoy vamos a conocer un poquito más sobre el origen de esta fruta y algunas de sus propiedades y beneficios.

Origen de las Cerezas

El origen de las cerezas se sitúa en el Mar Negro y en el Mar Caspio. A través de las migraciones humanas y las aves se extienden hacia Europa y Asia. Aunque habitualmente su cultivo se centra en climas templados, en algunos países como Rusia también predomina su cultivo.

Prunus Avium, también llamado comúnmente cerezo silvestre, cerezo dulce o cerezo de monte, es una especie de cerezo nativo de Europa y el occidente asiático, del cual se derivan la mayoría de los cultivos comercializadores de cereza.

Se cultiva en la mayor parte de regiones templadas del mundo, pero en la cuenca mediterránea es un frutal muy apreciado desde la Edad Media. En la actualidad, los mayores productores de cereza son Irán, Estados Unidos, Turquía, Italia, Alemania, España, Líbano y Francia. Aunque la mayoría producen para su consumo, en algunos casos estos países son también exportadores.

Cerezo español – corazón del mediterráneo

El cerezo es un árbol frutal caducifolio que puede alcanzar hasta los 30 metros de altura. Sus hojas miden entre 6 y 15 cm de longitud  y en ellas aparecen las flores aún cuando el árbol todavía no ha rebrotado o simultáneamente con las hojas, entre abril y mayo.

Su fruto, la cereza, es una drupa de color rojo negruzco, aunque excepcionalmente amarillo. Madura tempranamente en el año y tiene  un sabor dulce y ligeramente ácido que deleita paladares, tanto frescas como en conserva. Tiene una semilla en su interior contiene ácido cianhídrico, la cual es venenosa si se ingiere.

Valor nutricional de las Cerezas 

Las cerezas se usan desde hace siglos como depurativo intestinal. Ayudan a eliminar toxinas de nuestro organismo gracias a los pigmentos que les dan su color morado (antocianinas). Los antioxidantes son muy poderosos, ya que según estudios las cerezas son la fruta que contiene mayor cantidad de flavonoides. Las antocianinas ayudan a reducir la inflamación y síntomas de artritis y gota. Gracias a la melatonina ayudan a regular el ritmo cardíaco y los ciclos del sueño.

El porcentaje que se representa en algunos de los componentes que se aprecian en la cereza, hacen alusión al 100% de la Cantidad Diaria Recomendada para un individuo regular, lo cual debe buscarse abastecer en ese porcentaje, así que es bueno conocer que este fruto aporta buenos porcentajes de ello. Os dejamos una tabla:

  • Carbohidratos: 16 gramos, de los cuales 12.8 gramos son de Azúcares, y 2.1 gramos son de Fibra
  • Grasas: 0.2 gramos
  • Proteínas: 1.06 gramos
  • Agua: 82.3 gramos
  • Vitamina B1: 0.03 miligramos, esto es un 2%
  • Vitamina B2: 0.03 miligramos, esto representa un 2%
  • Vitamina B5: 0.2 miligramos, 4%
  • Vitamina B6: 0.05 miligramos, 4%
  • Vitamina C: 7 miligramos, representa el 12%
  • Vitamina K: 2.1 microgramo, 2%
  • Hierro: 0.4 miligramos, 3%
  • Magnesio: 11 miligramos, esto es un 3%
  • Manganeso: 0.07 miligramos, es un 4%
  • Fósforo: 21 miligramos, representa un 3%
  • Potasio: 222 miligramos, 5%.

Beneficios de las cerezas en Embarazadas y Diabéticos 

La ingesta regular de cereza ayuda a disminuir los valores de colesterol en sangre, y con esto se disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares como infartos, entre otras muchas.

La cereza fortalece el sistema inmunitario de las personas, estando así preparadas para atacar a infecciones y reduciendo las posibilidades de sufrir una. Por supuesto, y no menos importante, el consumo en mujeres embarazadas. Gracias al ácido fólico presente en su composición, componente fundamental en el desarrollo del feto, la cereza contiene en 150gr de fruta una cantidad de 50 microgramos de ácido fólico, un 10% de lo que una madre necesita.

En el caso de la diabetes, se ha comprobado que un consumo habitual ayuda a prevenir su aparición, ya que regula los niveles de glucemia en sangre evitando que ese valor aumente. No solo la previene, sino que es uno de los alimentos seguros para aquellos que ya la padecen, ya que contiene un índice glucémico bajo porque en su composición no se encuentra la glucosa como tal.

El peligro del hueso de las Cerezas

En el interior de la cereza se encuentra un hueso pequeño y duro de una gran toxicidad. Está compuesto por una gran cantidad de glucósidos cianogenéticos, los cuales cuando entran con el organismo se convierten en cianuro, sustancia que puede causar la muerte en una persona en cuestión de segundos.

El cianuro es un veneno al ser consumido por animales o seres humanos le ocasiona la muerte, lo que sucede con esto es que el hueso es el encargado de proteger la semilla, es decir los glucósidos se hallan en la semilla que se ubica en el interior del hueso.

pexels-irita-antonevica-306796

En Corazón del Mediterráneo cultivamos nuestras cerezas cuidando nuestros árboles y con la gran ayuda de nuestros agricultores, que ponen todos sus conocimientos y empeño la producción de una fruta de calidad.

0